Cómo hacer overclock a tu tarjeta gráfica

¡Lleva al componente estrella de todo PC gamer a su máximo potencial!

Muchos usuarios compran sus componentes de PC con la única intención de conectarlos y despreocuparse lo máximo posible de ellos. Es una postura totalmente lícita, pero me atrevería a decir que hay un mayor número de usuarios que desean sacar el máximo partido a todas las piezas de su preciado ordenador, pero si ese es el caso ¿Por qué no todo el mundo hace overclock? La clave que responde a esa pregunta suele ser la falta de conocimiento, o el miedo a estropear aquello por lo que hemos pagado. Por ello hemos decidido hacer este especial sobre el overclock de GPU, una práctica sencilla y mucho más segura de lo que los usuarios más temerosos piensan, quitados el miedo y llevad a nuestras tarjetas gráficas tan lejos como podáis.

El Overclock y los valores clavePara entender correctamente qué es el overclock, hay que saber que los procesadores funcionan por ciclos, que se completan a cierta velocidad. Esa velocidad es el reloj de nuestro chip, y al aumentarlo conseguiremos que complete estos ciclos más rápido y, por tanto, funcione a mayor velocidad sin cambiar de componente. Es decir, al overclockear conseguimos que un componente funcione por encima de sus capacidades.

Y ahora es cuando saltan las alarmas: ¿es peligroso overclockear mi tarjeta? La respuesta rápida es no siempre y cuando sepas que estás haciendo. Overclockear un componente con una monitorización adecuada y algo de cuidado no entraña ningún riesgo real y prácticamente cualquier usuario puede realizarlo sin conocimientos avanzados en informática gracias a programas como MSI Afterburner, ampliamente empleado para esta labor y muy fácil de usar. Aun así, cabe decir que los fabricantes consideran los fallos por overclock intensivo como una mala práctica del usuario, y por tanto las garantías normalmente no cubren este tipo de problemas.

Pero evitar esto es sencillo siempre y cuando atendamos a tres valores clave: el voltaje, la temperatura y la energía empleada por nuestra tarjeta gráfica.

 

  • El Voltaje: Determina el voltaje aplicado al chip de nuestra tarjeta gráfica. Es el modo más rápido de realizar un overclock, pues aumentando el voltaje aumentaremos la velocidad de nuestra GPU, pero también aumentará su temperatura y la energía necesaria para su funcionamiento de forma dramática. Lo ideal es subir al máximo el overclock antes de subir el voltaje, de este modo nos aseguramos de dañar lo menos posible nuestra tarjeta.
  • La Energía: Corresponde a los vatios consumidos por nuestra tarjeta para funcionar correctamente. El overclock suele significar un aumento del consumo de energía, por ello los componentes tienen un límite energético asociado que determina cuánta energía pueden consumir antes de volver a valores por defecto. A la hora de overclockear, este límite funcionará como un limitador del mismo.
  • La Temperatura: nuestros componentes generan calor, y el overclock no ayuda a bajar el mismo, si no al revés. Una mayor frecuencia del reloj y un mayor consumo inevitablemente hará que suba la temperatura de nuestra GPU. Por ello, existe un límite de temperatura que funciona exactamente igual que el de energía y que también será un factor limitante.

Teniendo en cuenta estos tres apartados, ya sólo nos quedan unos ligeros preparativos que nos aportarán información crucial para un overclock correcto a nuestra GPU.

Preparativos y primeros pasos

Antes de ponernos manos a la obra necesitamos preparar un par de cosas y recopilar algo de información. Primeramente, es imprescindible contar con un programa para modificar los valores por defecto de nuestra GPU: en nuestro caso usaremos MSI Afterburner. También nos hará falta una herramienta para realizar benchmarks mientras modificamos estos valores. Muchos juegos actuales cuentan con estas herramientas (un ejemplo sería Rise of the Tomb Raider, o la prueba de rendimiento de Final Fantasy XV), pero también hay programas gratuitos que nos ayudan a realizar esta tarea. Una buena recomendación podría ser Unigine Heaven, una herramienta de benchmarks muy centrada en la capacidad de nuestra gráfica. Simplemente debemos configurarla para que se ejecute en modo ventana, para mayor comodidad.

Por último, pero no menos importante, es interesante recopilar un poco de información sobre nuestra placa gráfica. Aunque los modelos sean similares, las diferentes ensambladoras sueen retocarlas de forma distinta, y este tipo de cambios se reflejan a la hora de overclockear, donde veremos qué modelos concretos de marcas específicas alcanzan cotas de overclock más altas, por lo que recopilar el mayor número de datos es tremendamente útil. El modo más sencillo de hacerlo es consultar en internet por modelo, ya sea en foros o bases de datos. Nos interesará saber su voltaje máximo y las temperaturas máximas recomendadas. Con esta información ya sólo nos queda realizar el overclock en sí mismo.

MSI Afterburner y el overclock a nuestra GPUCon el programa abierto, y la herramienta de benchmarks operativa, toca ponernos manos a la obra. Cuando overclockeamos la gráfica, lo que estamos haciendo es aumentar la frecuencia de su núcleo y de las memorias de las que dispone, y eso es lo que precisamente nos muestra el programa al abrirlo. Dentro de MSI afterburner veremos una interfaz con una serie de datos, deslizables y gráficos. El voltaje estará desactivado por defecto y hablaremos de él más adelante. El control de temperatura, el control de energía y el control de los ventiladores es mejor no modificarlos de los valores por defecto, por comodidad y seguridad. Mientras que los otros tres deslizables será nuestra vía principal para aumentar el rendimiento de la tarjeta.

Lo ideal es que entremos en la configuración del programa y habilitemos el control de voltajes y la monitorización. Recomendamos encarecidamente observar la pestaña de monitorización y la configures a tu gusto (con los “tics” de los elementos sobre los que queremos información), pero siempre manteniendo la temperatura de la GPU, la velocidad del núcleo y las memorias, así como el límite de voltaje y consumo de energía, pues serán los datos que observaremos al realizar cambios en la configuración.

El overclock lo realizaremos a través de los deslizables que muestra el valor de core clock y memory clock. Para realizar el overclock iremos aumentando el valor de uno de los deslizables de 10 en 10 MHz, y si no observamos nada fuera de lugar en la monitorización ejecutaremos nuestra herramienta de benchmark en cada cambio. Normalmente veremos que podemos aumentar la velocidad del núcleo un 10% – 20% de su valor original sin mucho problema. Esto es porque la tarjeta aplica un boost a su núcleo cuando necesita más potencia. En el caso de las memorias, esta subida puede ser mayor.

Cuando empecemos a percibir que algo no va bien, será porque hemos alcanzado el límite de nuestra gráfica al voltaje por defecto. Esto es fácilmente identificable a través de las temperaturas. Si el ventilador a toda mecha no es capaz de bajarlas claramente debemos reducir nuestro overclock. Una vez estemos a gusto con nuestros cambios, guardemos el perfil en uno de los espacios por defecto y configura MSI Afterburner para que se ejecute al inicio de Windows.

¿Qué problemas podemos encontrarnos?Todo tiene un límite y nuestras tarjetas gráficas no iban a ser distintas. Cuando el overclock es inestable empezaremos a observar cuelgues en nuestra herramienta de benchmarks o en el programa de MSI. Otra opción es que, aunque funcione sin parones comencemos a ver “artefactos” en pantalla, es decir, figuras en la pantalla donde no corresponden o glitches gráficos diversos, como objetos sin texturas y similares.

Ante esta situación tenemos dos alternativas, bajar nuestro overclock hasta unos niveles más estables, o aumentar nuestro voltaje para seguir forzando la capacidad de nuestra gráfica. Cuando subamos el voltaje, tal y como ya hemos explicado, la temperatura y el consumo se disparará, por lo que tendremos que estar especialmente atentos a estos valores. Para aumentar el voltaje de forma correcta, lo ideal es modificar el amperaje de 10 en 10 y monitorizar los cambios que hagamos hasta alcanzar una buena estabilidad a una temperatura y consumo aceptables, de lo contrario, podríamos forzar más de la cuenta a nuestra GPU. Además, y a diferencia de los anteriores cambios, un voltaje alto puede acortar la vida útil de nuestra placa gráfica, por lo que aumentarlo de forma agresiva debe ser nuestra última alternativa a la hora de overclockear y sólo deberíamos hacerlo si verdaderamente queremos que nuestra gráfica lo de todo. Como dato importante, todos los modelos de GPU tienen un voltaje máximo seguro que debemos evitar si realizamos estas modificaciones.

Y esto sería todo lo que debes saber para overclockear de forma segura tu GPU. Atrévete a aplicar estos consejos y sácale el mayor partido posible a tu compañera de juegos preferida en tu PC.

Fuente | https://www.3djuegos.com/

Sobre DouglasGamer07 127 Artículos
Amante de los videojuegos desde pequeño, actualmente me dedico a vender juegos crackeados para PC, Android, PSP, PS2, para más información por favor dale click al apartado: Contacto.

3 Comentarios

  1. interesante … mi tarjeta es una Asus Rog poseidon GTX 980.. joder que nombre mas largo..
    en la pagina de Asus brindan un programita llamado GPUtweak que con solo par de clics se configura la tarjeta para overclockearla….. y mira que le doy caña y no pasa de los 50 grados.. aunque creo que nunca la he visto en esa temperatura incluso renderizando…
    es verdad que trabajan como aviones cuando se le aplica overclocking..
    saludos brother

  2. Bueno les dejo un truco que he descubierto haciendo overclok. Mientras estan haciendo pruebas para saber que valores de overclock soportan sus tarjetas. Habiliten la opción de máximo rendimiento en el panel de controlador grafico, que normalmente viene en Optimo. Porque cuando realizamos overclok, como la tarjera esta en reposo no vemos que de ningún error, pero en cuanto abrimos un juego o benshmarks y los relojes comienzan a alcanzar los valores que le dimos con el MSI Afterburner (o el que usemos) es que comienzan los fallos y cuelgues. Por eso es mejor mantenerla en alto rendimiento para no tener sorpresas. Ya luego que terminemos de hacer overclock ponganla en adaptable para que no mantenga los valores maximos de clock mientras no estamos jugando

  3. el incremento de voltajes es el mas peligroso, los circuitos tienen un limite, sencillamente, un unico trasnsistor que se joda de los miles de millones que tiene un chip, te pondras a llorar
    actualmente una forma simple y segura de hacer OC es aumentar el limite de potencia de la tarjeta, que viene dado a un 100% por ejemplo, aglunas dejan subirlo incluso a 150%, que no significa que se logre. Esto hace que el hardware y el driver segun consumo y temeperatura incrementen los relojes o los bajen automanticamnte de manera mas segura. siemopre hay que tener en cuenta la temperatura y si la alimentacion es suficiente, una tarjeta con funete muy justa o con alimentacion de 6 pines y muy justo el consumo, en OC se pasa de esos valores y o no da el rendiminto o le pide mucho a la fuente y estas “explota”

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*